La accesibilidad y la seguridad presentes en la revitalizada calle Elias Salaberria

Recientemente se han cumplido tres meses desde que el Ayuntamiento renovó la citada calle y desde entonces han mejorado notablemente la seguridad y la accesibilidad de la zona.

Entre los trabajos realizados destacan: la renovación de todo el pavimento, la ampliación de las aceras y la mejora de la iluminación y del sistema de saneamiento y de aguas pluviales.

El Ayuntamiento tiene como objetivo proporcionar a las y los lezoarras espacios más agradables, adecuados y accesibles, y siguiendo esa línea, entre los distintos trabajos realizados durante los últimos meses destaca la reconstrucción de la calle Elías Salaberría.

Concretamente ya han transcurrido tres meses desde que el Ayuntamiento llevó a cabo los trabajos de reconstrucción de la citada calle y en todo este tiempo, la accesibilidad y la seguridad de la zona han mejorado notablemente. Y es que la calle estaba completamente agrietada por las raíces de sus árboles, y eso, además de obstaculizar la accesibilidad de la misma, amenazaba la seguridad de los peatones. Por lo tanto, ante dichos problemas, el Ayuntamiento desarrolló un proyecto con el fin de dar solución a los mismos y mejorar la seguridad y accesibilidad de la calle.

Garantizar la accesibilidad y la seguridad de las y los lezoarras, principal objetivo del proyecto

El Consistorio ha renovado todo el pavimento, colocando un nuevo suelo y nuevas baldosas. Junto con ello, también ha ampliado las aceras y renovado los bancos de la calle, haciendo de Elías Salaberria una calle más accesible y amable para los peatones.

Asimismo, también ha plantado también nuevas flores y nuevos árboles, más pequeños y adecuados para dicho espacio. Y es que muchos de los árboles anteriores estaban muy enfermos, con riesgo de caerse y muchos otros habían arraigado sus raíces y llenado de grietas el pavimento de la calle Elías Salaberría, poniendo en riesgo, en ambos casos, la accesibilidad y la seguridad de los peatones de la zona.

Ante tal situación, el Ayuntamiento ha eliminado los anteriores árboles y ha plantado doce nuevos de la familia de los perales “Pyrus Calleryana”, más pequeños y que no crean los problemas citados previamente. Y tomando a las y los lezoarras y su bienestar y seguridad como eje de proyecto, también ha elevado el muro que estaba al lado del arroyo, ya que el anterior era muy bajo.

Asimismo, con la renovación de la calle, el Consistorio ha mejorado la iluminación, agregando una nueva red de iluminación con sistema LED a la presente y ha mejorado también el sistema de pluviales y de saneamiento.

Mediante todos estos trabajos, el Ayuntamiento, ha querido, además, acercar el río que pasa a la acera de la calle Elías Salaberría, para que los peatones puedan escuchar el sonido del arroyo. El propósito de acercar los elementos de la naturaleza es crear un espacio más agradable para los viandantes, siempre dejando espacio para facilitar la recuperación de la fauna local.

Así pues, con el proyecto realizado, además de garantizar la seguridad de la calle y mejorar su accesibilidad, el Consistorio ha creado un espacio más amable para los peatones, convirtiendo la calle Elías Salaberría en una calle más espaciosa y con más luz.

Para finalizar, el Ayuntamiento también ha reacondicionado el espacio y los aparcamientos situados al otro lado de la carretera, mejorando el pavimento y pintando las rayas de estacionamiento, de forma que el aparcamiento de vehículos se hace ahora de forma ordenada, ganando así en espacio para el estacionamiento.

Ámbito o departamento